“Ateacher12”  nos plantea la cuestión: “todos los años al acabar el curso me desespero”
fin-de-curso-f100007414-1Respuesta: Cuando uno pone el ojo el el final, y no en el camino, uno pierde la perspectiva. No solamente te estás perdiendo el camino que estás andando antes de acabar, sino que, además, según cuentas, lo sufres. Prueba a poner la atención en las pequeñas cosas que realizas día a día, momento a momento: si estás corrigiendo un examen, escucha las palabras que lees en tu mente, y nada más. Si ves una falta de ortografía, y piensas “otra vez”, deja pasar el pensamiento, y fíjate en el texto como si fuera una planta, o un objeto que no conocieras. Te llevará dos segundos, no más. Te vendrá de nuevo la “traducción” de cómo se lee la palabra. Vuelve a esforzarte en ver solamente la forma. Cuesta un poco, pero es un esfuerzo que te lleva a otra dimensión, te saca de la prisa de acabar, del agobio del fin de curso. Cuando entres en el colegio, siente tu pie en el primer escalón como si fuera la primera vez que pisas ese trozo de ladrillo/baldosa/cemento. Realmente es la primera vez que lo pisas en ese momento. La felicidad son las pequeñas cosas de la vida, las cuales solemos no atender por buscar la felicidad donde no está, en el futuro, en las próximas vacaciones, en las que, posiblemente, discutamos con nuestra pareja o nos quememos en ese sol tan esperado. Mejor disfruta de lo que tienes, que, seguro, es mucho. ¿no crees?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies