“Juliogong” nos plantea la cuestión: “Me siento muy exigente conmigo mismo. Siempre estoy con “debería”, y me cansa.
exigencia-f100006508-1Respuesta: La exigencia viene de nuestro “padre” interno (ved la página de Análisis Transaccional). Y este padre interno tiene mucho que ver con esas frases recibidas de nuestros padres y figuras de autoridad que están sin digerir, pero que llevamos a cabo sin cuestionamiento de ningún tipo. Por ejemplo frases como “los niños no lloran”, o “los demás primero” hacen que muchas veces nos veamos metidos en situaciones en las que, como hombre, estoy deseando llorar, y es lo que mi cuerpo y mi alma me pide; sin embargo, no me lo permito por este tipo de frases internas.
Lo interesante es ver qué frases son las que tengo tragadas, e ir digiriéndolas poco a poco, y en cada momento en el que se presenten. Lo primero es verlas, y suelen mostrarse cuando hay un “debería”. Y luego cuestionarlas. Por ejemplo, ir razonando si en este momento es sensato hacer caso a “los demás primero” cuando me veo en el médico preguntándole cómo está, cuando soy yo la paciente; o cuando mi novia me deja y se me ha roto el friegaplatos y siento ganas de llorar, poner en cuestión la frase “los hombres no lloran”. Quizá en algún momento sea efectiva, pero sólo lo sabremos al vivir y experimentar cada momento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies