«MariCarmen08» nos plantea la siguiente cuestión: Cada vez que entro en el despacho, hay una persona que me critica, y me siento fatal.

Respuesta: Por lo que me cuentas, no has confirmado que esa persona te critique. Tú lo sientes así, pero a veces cuando uno constata sus hipótesis se da cuenta de que no son ciertas.

Además, lo que ella piense de ti tiene que ver con ella, no contigo. ¿Acaso Donald Trump se ve afectado por lo que piensas de él? Si a ti te importa lo que piensen los demás, estás dándoles un poder que no tienes por qué darles.

Cuando entres en el despacho por las mañanas, sonríe a esa persona. Si sientes miedo (de ser criticada, o de lo que sea), siéntelo, respiras, y sigues sonriendo. Sonreír nos hace sentirnos bien. Según James, las emociones se crean a partir de respuestas fisiológicas. Cuando uno sonríe, invita a encontrarse mejor. Luego, aunque esa sonrisa no afecte a la persona por la que te sientes criticada, al menos te hará sentirte mejor a ti.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies