«Willyfog» nos plantea la cuestión: «Creo que me estoy enamorando de una chica, pero sufro muchísimo, porque mira a otros, porque no me escribe, por lo que sea.»

Respuesta: Ay! Qué bonito es el amor! O al menos eso nos dicen en las películas. Pero lo que tú sientes no es eso tan bonito, sino que tu corazón se estruja, te sientes compungido, en tensión constante… Es el resultado de que las cosas no salen como tú quieres. Tienes una idea, un plan, algo a lo que se tiene que atener la situación, y, sin embargo, no lo hace: no me escribe cuando yo quiero, mira a otros y a mí no,… Si te frustra, es porque crees que el amor es otra cosa. Y todo el tema está en que deseas otra cosa de la que hay, más allá del tema enamoramiento. La cuestión está en que pensamos que en la satisfacción de nuestros deseos está la felicidad. Y no nos damos cuenta de que la felicidad está en no tener deseos. Por eso cuando se nos cumple un deseo, dura muy poco la felicidad, simplemente hasta que tenemos otro deseo. Y al aceptar lo que hay, mi móvil sin mensajes, mi frustración, o lo que haya, de alguna manera rebajamos el deseo, y, por tanto, somos más felices, aunque sea sintiendo la frustración o la ira.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies