«Maristia» nos plantea la siguiente cuestión: «La felicidad no me dura. ¿Cómo puedo seguir siendo feliz cuando lo acabo de ser? Porque a veces me vienen pensamientos y ya no estoy ahí. ¿Cómo volver a ese estar feliz?

Respuesta: No puedes volver a ese estar feliz. Eso ya pasó; ya sea hace un segundo o hace 25 años, el pasado, pasado está. En el momento en que te das cuenta, es aceptar lo que hay. El momento presente es el máximo exponente de felicidad. Solo puedes ser feliz ahora, no con lo de antes ni con lo de después.

Si lo que hay son pensamientos, es aceptarlos. Conecta con la respiración, que es lo que más rápido nos trae al presente. Observa los pensamientos, observa tu cuerpo, siéntelo. E igual que sientes tu cuerpo, puedes observar los pensamientos. Y un momento nuevo se descubre ante ti. Si es mejor o peor, solamente lo sabes si te vas al pasado para compararlo. Disfruta de la novedad.

¿Es mejor la montaña o la playa? Es una cuestión de percepción.

Nos han educado a que seremos felices en tal y tal circunstancia: cuando consiga… un coche, una casa, cuando encuentre pareja, cuando sea así o asá,… ¿Es cierto? Solamente puedes ser feliz ahora. Cambia tu creencia, y experiméntalo.

Lo que te hace sufrir es la creencia de que con esos pensamientos o esas emociones no puedes ser feliz. ¿Qué es la felicidad? Vivir lo que hay, estar en el presente. No es evaluar o juzgar lo que vives, es aceptar incondicionalmente lo que hay.

Si quieres felicidad, se feliz ahora; no pretendas agarrar ese disfrute, ya que ello te saca del presente. Si lo que hay ahora lo comparas con el momento pasado, ya no estás aquí. El ahora es el único momento en el que la felicidad existe y se puede expresar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies